México: Dos presidentes y ninguno. EPN aún no se va, y AMLO aún no llega

#CasaTransiciónAMLO

MEXICO SIN PRESIDENTE, AUNQUE PAREZCA QUE TIENE DOS: UN “PRECISO” QUE AUN NO SE VA, OTRO QUE AUN NO LLEGA

CDMX, 28/julio/2018, hermandad mx.- La Casa de Transición, como se le llama ahora a la anteriormente llamada Casa de Campaña desde la que despacha Andrés Manuel López Obrador, parece la Basílica de Guadalupe a la que a diario desde hace un mes, cuando el 1 de julio el “Peje” ganó las elecciones para presidente de México, arriban procesiones de todo el país y del extranjero a hacerle peticiones, a protegerle poniéndole altares como a la Virgen de Guadalupe, a discutir agendas, acuerdos y tratados; a ‘la pasarela’, a ‘tomarse la foto’, y al ‘besa manos’, como se acostumbra en la añeja tradición de la política a la mexicana de “ponerse a las órdenes” del nuevo Tlatoani.

 Pero en general llegan a verle a López Obrador dos México: El México de arriba, el de la clase política, los que ya agarraron “hueso”, los que van a ver si agarran “hueso”; los empresarios, los que estuvieron con AMLO durante su campaña presidencial y los que lo denostaron al punto del ‘compló para evitar su llegada al poder; los embajadores extranjeros, de Estados Unidos y de Canadá; en fin, de los que quieren salir en la foto.

Y el México de abajo, el México Profundo, el México de Los Olvidados, los ignorados, los vejados, los agraviados por los regímenes del PRI y del PAN que ahora ven –que piensan y sienten-, que ahora sí les llegó la hora de recibir compensación, alivio y justicia. Quieren hablar a oídos que no sean sordos, ser escuchadas sus demandas, viejas y nuevas, que son muchas, muchísimas, que se han acumulado por años, sexenios y generaciones, y que viajan de cerca y de lejos, pero siempre desde la desesperación a la esperanza, llamada: “La Cuarta Transformación”.

Haciendo fila

Son demandas, exigencias, solicitudes, peticiones, cartas cargadas de enorme peso social. La imagen que ilustra esta nota es de una delegación del pueblo huichol que llegó a la puerta de las oficinas de Obrador bailando y vitoreándolo, con vestimentas tradicional de gala para mostrar respeto, a recordarle que ellos se la han jugado con él desde hace años confrontando amenazas y violencia, y que esperan que la ayuda prometida les llegue directa, sin intermediarios de zopilotes burocráticos.

Como dice Luis Muñoz Hernández, líder huichol del estado de Nayarit, “para todos va a haber, pero hay que formarnos”. Además de peticiones respetuosas han llegado protestas, como las de los ex trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), empleados de confianza de la desaparecida Luz y Fuerza del Centro demandando respeto a derechos de jubilación.

Así también los ex trabajadores de la también desaparecida, ya hace casi un cuarto de siglo, Ruta 100, demandaron en frente de la casona de la colonia Roma la liquidación del 28 por ciento de los trabajadores que fueron despedidos sin indemnización.

Los hay que desesperados o con confianza llegan a pedir trabajo, padres de familia que piden empleo para alimentar a su familia, jóvenes que después de años de haberse titulado no han conseguido trabajo en su área profesional, colectivos de ecologistas que piden se proteja a especies animales ante la eventual construcción del nuevo aeropuerto internacional en zona aledaña a la  Ciudad de México, personas del cine que demandan terminar con el nepotismo pues se propone poner como directora a la esposa del director saliente, y hasta un músico que exige se reconozca que Pedro Infante no murió en 1957 en un accidente aéreo en Yucatán, sino a los 91 años de edad hace 5 años en Chihuahua.

Mientras todo mundo –menos el Instituto Nacional Electoral (INE)-, reconoce a López Obrador como el virtual Presidente de México y le adjudican el poder de toma de decisiones, el actual presidente Enrique Peña Nieto es olímpicamente ignorado por las distintas fuerzas de la sociedad civil y de la clase política nacional e internacional. Se estima que el acta de mayoría que acreditaría a Andrés Manuel López Obrador como Presidente Electo, será entregada por el INE el próximo 6 de agosto.

 

Fuente: hermandad mx

Foto: hermandad mx

Tags: